Oleum Vitae

Las embarcaciones bajaban por el río Guadalquivir hasta el puerto de Cádiz, transportan ánforas y tinajas con aceite de oliva procedente del interior de Andalucía. En las zonas costeras, el aceite de oliva era directamente transportado hasta los puertos de Málaga, Almuñecar o Adra, para su posterior envío a Roma, y de allí, a todo el Imperio, transcurría el siglo I de nuestra era. Dos mil años más tarde, el aceite de oliva virgen que se consume es el mismo zumo de la aceituna que consumiera el emperador romano Augusto.

El esfuerzo en I+D que se ha producido a lo largo de todos estos años, ha tenido lugar solo en el campo de la tecnología de extracción, manteniendo intacto y natural el producto final, sin adición artificial de sustancias supuestamente enriquecedoras.

Almazara Casería de la Virgen ha sabido combinar de forma acertada tecnología y tradición; tradición heredada de una tierra en la que el aceite de oliva ha actuado de crisol para la configuración de la identidad del pueblo andaluz.

Nuestras Marcas